Rollitos de queso

Esta receta hace tiempo quería hacerla pero debo confesar que hasta ahora la forma de rollito prolija no me sale.

Rollitos de queso

No sé por qué pero me queda desproporcionado y chueco. Aunque la prepare mil veces ¡no me queda! Pero lo que sí es cierto es que el sabor es perfecto porque los puedes rellenar no solo de queso. Puedes poner un poco de salsa para pizza y rellenar con carne y un poco de tomate, hmmmmm ya me imagino la delicia. Nos vamos a centrar en la preparación de la masa, el relleno lo escoges tú.

Hoy haremos los básicos con queso doble crema y no los haremos al horno, esta vez vamos a freír. ¡Así que manos a la obra!

Ingredientes

  • 300 g de harina de trigo
  • 250 g de queso (el de tu preferencia, en este caso usé doble crema)
  • 75 g de mantequilla
  • 100 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 huevos batidos (separados en recipientes)
  • 1 cucharadita de polvo de hornear

Preparación

En un tazón mezcla la harina, polvo de hornear, azúcar, sal y mantequilla en cubos. Mezcla todo con la mano hasta lograr una textura arenosa. Agrega un huevo batido y poco a poco el agua, amasa hasta lograr una textura consistente que no se pegue a tus manos.

Haz una bola y lleva a la nevera por espacio de una hora mínimo.

Antes de sacar la masa de la nevera para estirarla corta los trozos de queso y déjalos listos en un recipiente. Saca la masa y extiéndela con la ayuda de un rodillo Corta de forma uniforme con un cuchillo o corta-pizza.

Confieso que no pude lograr el efecto de dedito de queso que todos conocemos, pero no me rendí, envolví el queso de la mejor manera teniendo muy en cuenta que quedara muy bien cerrado para que no se salga a la hora de freír. Para eso usa el huevo que quedó, bátelo muy bien y pasa un poco por los bordes para que la masa quede bien pegadita. Cuando logres darles forma solo ponlos encima de un recipiente con un poco de harina para que no se peguen, calienta a temperatura media una taza de aceite y cuando esté caliente ponlos sobre la sarten. Déjalos allí por tres minutos a cada lado para que cocinen bien, déjalos dorar y sácalos en una toalla absorbente.

Déjalos enfriar un poco para no quemarte y luego solo disfrútalos.

Te puedo decir que son deliciosos, a mí me gusta acompañarlos con ají, pero tu puedes comerlos sólitos o con la salsa de tu preferencia. También puedes rellenar esta masa de lo que quieras, carne, pollo, arroz etc.

Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso
Rollos de queso

Bueno, como ves la forma de los palitos no quedó perfecta pero lo importante es que quedaron maravillosos, son muy versátiles y los puedes comer a cualquier hora según el relleno que elijas.



PUBLICIDAD




PUBLICIDAD