Almojábana

La historia de la almojábana fue descrita en España en 1525 por Rupert de Nola que escribió en su libro de cocina,​ en catalán, la receta​ de la Torta de rebanadas de queso fresco. Aparece además en un libro de recetas del siglo trece.

En algunos lugares de América del Sur, es una torta o panecillo hecho de harina de maíz y queso campesino al que se añade mantequilla, huevo y azúcar. Con estos ingredientes se hace una masa de la que se forman bolas aplastadas para que tomen la forma de tortas, se hornean o se asan en la sartén.

La verdad es que este panecillo es muy rico, aqui en Colombia solemos acompañarlo con avena helada, pero la verdad es que a media tarde con un chocolate caliente también es deliciosa.

Ingredientes

  • 300 g de queso campesino
  • 30 g de fécula de maíz
  • 15 g de almidón
  • 15 g de azúcar blanca
  • 25 g de huevo
  • 2.5 g de polvo de hornear
  • leche c/n (cantidad necesaria)

Preparación

Precalienta tu horno a 250°C y alista una placa para poner la masa de las almojabanas, pon papel encerado para que no se peguen.

En un bol mezcla todos los ingredientes hasta lograr una masa homogénea. Quiero aclarar que el huevo entero pesa aproximadamente 50 gramos, en la receta te pido la mitad así que debes batir uno e incorporar la mitad. Con respecto a la leche, debes incorporar poco a poco, la masa no debe quedar seca pero tampoco demasiado húmeda.

Cuando tengas una masa homogénea, que no se te pegue en las manos, divide haciendo bolas del mismo tamaño y deja reposar cubriendo por un papel film o paño limpio por espacio de 30 minutos.

Una vez el tiempo ha pasado lleva al horno y es ahora que debes estar muy pendiente, recuerda que deben entrar a 250°C apenas entran apagas el horno, cuando veas que los panecitos se aplanan un poco enciende nuevamente a 180° por espacio de 15 a 20 minutos según tamaño.

Cuando estén doraditas sácalas y disfrutalas mucho por que son deliciosas.



PUBLICIDAD




PUBLICIDAD